10/6/2008

Medico del hospital de Haedo denunciado por pacientes

Las denuncia apunta al doctor Sergio Goldberg y se lo acusa de realizar tratamientos neurológicos inyectando células de cordón umbilical. Las autoridades del nosocomio ya iniciaron un sumario administrativo para aclarar esta cuestión.

El médico obtuvo su momento de gloria en julio de 1998, al ser presentado como un “ejemplo” en la revista VIVA de Clarín. En esa entrevista, se decía que había “salvado la vida” de un chico de Castelar, que sufrió una herida de bala en la cabeza, durante un asalto producido en un local de comidas rápidas.

Goldberg, esta imputado por estafa en un proceso iniciado oportunamente y que actualmente se tramita ante la UFI N° 8, de Morón”. Además, posee otra imputación en la justicia civil, caratulada como “Milla Martín c/Goldberg Daniel Hugo sobre daños y perjuicios” que data de febrero de este año en el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil número 24.

La historia de Martín

Martín Milla es un joven de 24 años oriundo del barrio Pelufo en La Matanza que, desde el año 2005, se encuentra postrado en una silla de ruedas con una paraplejia. En mayo de ese año, le pegaron un tiro en su espalda, al querer robar su bicicleta.

Herido de bala, fue trasladado al Policlínico de San Justo y al no poder operarlo por falta de medios, fue derivado al Hospital Interzonal de Agudos Dr. Luis Güemes, de Haedo. En ese nosocomio fue intervenido quirúrgicamente con un pronostico negativo para su vida y quedó internado 45 días.

Al ser dado de alta, le explicaron que el proyectil había cortado su médula y que a causa de esa herida iba a estar en silla de ruedas durante el resto de su vida. Su médico le indicó una resonancia magnética y con los resultados a la vista le habló de un tratamiento con células madre de cordón umbilical, que le permitiría volver a caminar y le presentó al doctor Sergio Goldberg.


La causa judicial

Según Fernando Lirman, Representante legal de Martín, a su cliente le “informan que con estos tratamientos han logrado hacer que, gente que esta en la misma situación que él, recuperara la capacidad para caminar”.

Entusiasmado ante la posibilidad de revertir su cuadro clínico, la familia comienza a juntar dinero para realizar el tratamiento que, en un primer momento, costaba 10 mil euros pero, aclara irónicamente el abogado, como conocían la mala situación económica de su familia “lo único que podían hacer era cobrarle 10 mil pesos”.

“Milla es una persona muy humilde que casi no tiene dinero para sus necesidades básicas. Entonces, la familia comenzó a moverse: hicieron rifas, pidieron colaboración a la gente, vendieron todo lo que tenían de valor – que no era mucho - y llegaron a juntar parte del dinero, 5 mil pesos para empezar con el tratamiento y después pagarían la otra mitad”, explica el letrado.

“A partir de ahí, el doctor Goldberg comenzó este supuesto tratamiento tanto en el hospital, como en el domicilio particular de Martín. Supuestamente, le inyectaba células madre. Incluso hay una cámara oculta que salió en un programa periodístico en televisión, donde se lo ve a Goldberg y otros médicos hablando sobre este tipo de tratamientos”.

“No se concretamente si lo que le inyectaban eran células madre o solución fisiológica, eso lo desconozco”, afirmó Lirman y detalló que, según los peritos que están propuestos en el expediente civil y en el penal, que fueron contactados por el abogado antes de iniciar los procesos, para saber si realmente lo que se había hecho era algo que no correspondía “en cuanto lo médico, porque en cuanto a lo jurídico seguro que esto es así, lo que me dijeron es que aún en el caso de que fuesen células madres, de la forma en que lo hicieron, no hubiesen estado en condiciones de causar ningún efecto positivo”.

Para eliminar todo tipo de dudas, Lirman remarcó que “más allá de discutir si esto puede llegar o no a curar a la gente , hay que decir que, hasta hoy en día, no hay ningún caso como este, en donde se halla curado una persona , con este tipo de tratamientos”.

La justificación que esgrime el abogado en la causa por estafa se basa en que el medico a través de un artilugio “lo engaña diciéndole que, desde su profesión puede curarlo y, obtiene un beneficio patrimonial, esta sacándole dinero por un tratamiento, sabiendo desde un principio que no va a legar a buen termino. Por eso, hay una demanda contra el profesional, el hospital y la provincia de Buenos Aires”, jurisdicción de la que depende el nosocomio.

El abogado cree importante resaltar que con la asunción del nuevo Ministro de Ciencia Tecnología e Innovación Productiva de la nación, Lino Barañao, “se ha creado una comisión de ética para estudiar justamente estos temas de células madre y de clínicas que ofrecen este tipo de tratamientos y, han llegado a la conclusión de que este tipo de tratamientos están absolutamente prohibidos y mucho más aun cobrar por ello”.

Para enfatizar su denuncia, Lirman señala que: “en el mejor de los casos, en todas las partes del mundo, esto esta en fase experimental y, ningún tratamiento que se encuentre en estas condiciones se puede realizar en provecho económico o patrimonial del medico”.

cronicasdelponiente@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada